EL HUMOR EN EL CÓMIC

CARPANTA

Creado por ESCOBAR (José Escobar Saliente, 1908 - 1994), Carpanta apareció por primera vez en 1947 como protagonista de una plancha del semanario infantil Pulgarcito, de Editorial Bruguera. Desde entonces sus peripecias no han dejado de publicarse y tras el fallecimiento de su creador otros artistas continúan con el personaje. Tras Pulgarcito pasó a otras revistas de la casa, formó parte de las series de álbumes unitarios de los protagonistas cómicos de la editorial, tuvo una versión televisiva con actores reales en los años 60 en TVE de Barcelona, llegó a contar con revista propia y en la actualidad aparece en tomos de tapa dura.

Carpanta es el símbolo del hambre insatisfecha.Vagabundo que vive en el ojo de un puente, al principio se cubría con sombrero de ala ancha, poco después pasó al hongo y finalmente estabilizó sobre su cabeza el "canotier" que todavía conserva. Lleva levita, bajo ella una vulgar camiseta a rayas y un gigantesco cuello duro, que le oculta el mentón y parte de la boca que jamás se han llegado a ver. Tiene una boca inmensa, que le llega de oreja a oreja, con uno o dos dientes solitarios. Aparece casi siempre abierta, como un inmenso agujero negro pero agujero negro que no engulle nada, y como en mudo alarido de protesta.

Tiene un amigo permanente, Protasio, que vive en un tonel. Todas sus desventuradas peripecias tratan de lo mismo: la satisfacción de sus necesidades alimenticias pobladas con los sueños de platos más apetitosos, su ingenio entroncado con la picaresca española para dar cima a su apetito, y el inevitable fracaso final. En 1951 nos enteramos de que su nombre completo es Paco Carpanta y Gazuza, con lo cual se aclara más si cabe su destino reflejado en patronímicos: carpanta es hambre violenta y gazuza apetito descomunal.

Además de Protasio interviene ocasionalmente el propio Escobar, a quien Carpanta interpela, ora con exigencias ora con súplicas, para que como auténtica autoridad suprema de la historieta le permita terminar comiendo algo. Una primera lectura del personaje lo sitúa en el plano cómico del desdichado perpetuo.

Mas si se profundiza un poco se descubren otros detalles más significativos: un componente sádico que da risa, y una denuncia inicial a los años del hambre de la posguerra española, una boca desdentada en una época de escasos cuidados sanitarios, una boca permanentemente abierta que simbolizaba el deseo del grito y la protesta, y por si esto fuera poco, las intervenciones de Escobar, símbolo aquí del poder político, dueño del destino del personaje-súbdito a quien mantiene condenado en su rol desdichado porque eso es lo que conviene a la superestructura encarnada, en este caso, por su creador. Parece claro que ESCOBAR, recluso en la Cárcel Modelo de Barcelona en 1939 por haber colaborado en la zona republicana en la revista L´Equellot (El Cencerro) y condenado a prisión de seis años y un día, realizó una crítica muy dura, consciente o inconsciente, contra el sistema imperante a través de su Carpanta que la censura no supo advertir.

Posteriormente el personaje, con el desarrollo económico y la democratización española, ha perdido sus connotaciones secretas.

Links:

Página dedicada a José Escobar: Si quieres saber más sobre el autor de Carpanta no dejes de visitar esta página donde puedes ver una muestra de muchos de sus trabajos.