EL HUMOR EN EL CÓMIC

CHARLIE BROWN

Rebautizado en España como Carlitos, es una creación genial de CHARLES MONROE SCHULZ (1922 - 2000), que había comenzado inscribiéndose en un curso de dibujo por correspondencia del Art Instruction Incorporated de Mineapolis. En 1948 realizó una tira protagonizada por una pandilla de niños con el título de "Li´l Folks" que comenzó a publicarse en el St Paul Pionner Press.

Al cabo de dos años rompió relaciones con el periódico y ofreció la comic-strip a diversos editores, hasta verla aceptada por los responsables de United Features Syndicate, que le cambiaron el nombre por el de "Peanuts" ("Cacahuetes") en alusión al pequeño tamaño de sus protagonistas. Al principio los personajes eran Charlie Brown con su perro Snoopy, y había tres comparsas más: Shermy y las niñas Patty y Violet.

Aunque no tenían las características que luego los han hecho famosos, el cómic sorprendió por su carácter innovador, calificado en un principio como demasiado intelectual.

Entre 1951 y 1953 SCHULZ depuró el dibujo y los caracteres, dando entrada a nuevos personajes que, en su mundo infantil y sin perder para nada su inocencia, reflejaban ya en embrión las idiosincrasias que luego marcarán las personalidades de los adultos: Charlie Brown, prototipo de la inseguridad (hijo de un barbero, como su autor - y también con su nombre de pila); Linus Van Peelt, su gran amigo, con hondas preocupaciones intelectuales, pero que cree a pies juntillas en la Gran Calabaza de la noche de Halloween, y ante la adversidad se evade chupándose el pulgar y apoyando la cara en una manta que es su salvavidas psicológico; su hermana Lucy, el polo opuesto, segura de sí misma, enérgica, de mal humor temible y buena repartidora de golpes, que persigue incansable con requerimientos románticos a Schroeder que no le presta la menor atención, siempre absorto por la música de Beethoven, con su piano a cuestas.

Junto a ellos, las ya citadas Patty y Violet, el negrito Franklin, Pig Pen siempre envuelto en una nube de polvo, y algunos más, pero ya con protagonismo menor.

La importancia de Snoopy
Y, sobre todos ellos, Snoopy, el beagle fabuloso, que camina erguido y es el reverso de la medalla de su amo, dueño de una seguridad en sí mismo que apabulla, y una fantasía enloquecida que le hace creerse unas veces as de la aviación de la I Guerra Mundial (siempre en combate con el Barón Rojo), otras legionario de "Beau Geste", o jugador de hockey famoso, o patinador inigualado o cualquier cosa que se le ocurra, pero siempre el mejor del mundo.

Habita una caseta en cuyo tejado suele tumbarse, dice tener en ella mesa de billar y hasta un Van Gogh, cuenta con amigos voladores como el pájaro Woostock y otro grupo que le acompaña, se lleva fatal con el gato del vecino, y cuenta con un hermano que vive en el desierto.

El primer hallazgo de clara eficacia sobre otros animales que pueblan el cómic es que Snoopy no habla (se expresa en "globos" de pensamiento) pero todos los niños lo interpretan como si se manifestase expresase en voz alta y le siguen la corriente con total naturalidad: saben cuándo es el famoso cirujano que acude a su consulta, cuándo está escribiendo una novela, cuándo es un feroz halcón aguardando a su presa, etcétera, etcétera; y el segundo, el funcionamiento de las tiras sobre el principio del "running-gag", donde cada situación puede inspirarse en la de la tira precedente y encuentra a veces la continuación en una o más sucesivas, (o volver a otras anteriores al cabo de un tiempo) lo que les confieren una cadencia psicológica casi musical y una efectividad que cincuenta años después de su creación todavía sorprende.

Charlie Brown y su pandilla, además de haber visto impresas sus andanzas en más de 2.000 diarios en 67 países, han dado lugar a un amplio merchandaising que ha explotado todos los campos imaginables: camisetas, muñecos, libretas, calcomanías, posters, libros y antologías de todas clases, largometrajes, series de televisión… y hasta han proporcionado nombre a dos célebres revistas: Linus y Charlie Mensuel. Su éxito permanente llevó a SCHULZ a ser poseedor de la séptima fortuna de Estados Unidos. A su muerte dejó prohibido que otros profesionales continuasen desarrollando nuevas peripecias de los "Peanuts".

Links:

Página oficial de los Peanuts: Página de obligada visita si eres fan de Charlie Brown. Con información del autor, los personajes y muchas más cosas. No te la pierdas. En inglés.

Snoopy: Página en castellano para saber más sobre este personaje del cómic y sus compañeros.

Charles Schulz: Esta web está hecha por una fan de la serie de los Peanuts. En español

La Gran Calabaza: Aquí puedes disfrutar de Charlie Brown en color. Página de un fan con muchas sorpresas. En inglés.